La vida de Sindhutai Sapkal narrada por Radhanath Swami.

Traducida por Alcanza Wellness.

Escuché de una señora que nació en un pueblo pobre en Maharashtra India, nunca tuvo ninguna educación, cuando era una niña y quería ir a la escuela, su familia la hizo cuidar de los búfalos. Cuando tenía 8 años, estaba casada, creo que en realidad tenía 9 años, estaba casada con un hombre de unos 30 años. Cuando llegó a los 19 años Sindhutai ya tenía 3 hijos y estaba embarazada. En la aldea donde vivía un tipo de persona mafiosa estaba explotando a la gente y estaba obligando a las mujeres de la aldea a trabajar realmente duro y pagarles prácticamente nada, todos tenían miedo. Pero Sindhutai sin miedo le dijo a la policía lo que estaba pasando, por lo que esa persona fue detenida y se le prohibió realizar esa actividad de nuevo. El mafioso estaba tan enojado, que fue y le dijo al esposo de Sindhutai una mentira: "Eres tan tonto que tu esposa está teniendo aventuras con tantos hombres, de hecho, el niño que está dentro de su vientre es mi hijo, no el tuyo. He estado teniendo relaciones sexuales con ella, si no matas al niño y la matas, te mataré". Después de esto, el marido creyó la mentira y pateó a Sindhutai en el estómago repetidamente para matarla a ella y a la niña, Sindhutai yacía inconsciente, el marido pensó que estaba muerta, por lo que la arrastró a un cobertizo de vacas, donde se mantiene a toda una manada de estas, pensando que la gente pensaría que las vacas habían pisoteado a Sindhutai y así describiría la muerte de su esposa.

Sindhutai yacía allí inconsciente. Cuando se despertó dijo que una vaca se encontraba parada justo encima de ella protegiéndola. Ahí estaban todos estos búfalos, bueyes y vacas caminando y ciertamente la hubieran pisoteado, pero esta vaca mantenía todo alejado de ella, e incluso, cuando los suegros vinieron a asegurarse de que estaba muerta, la vaca los ahuyentó con sus cuernos. Sindhutai recuperó la conciencia y dio a luz a una niña debajo de la vaca, tomó una roca y cortó su cordón umbilical, le llevó unos 20 cortes para liberarse del cordón. Durante horas y horas la vaca protegió a Sindhutai. Cuando Sindhutai obtuvo la fuerza suficiente, abrazó a la vaca y prometió:  "Como me protegiste cuando estaba en gran necesidad, protegeré a los demás que lo necesitan".

Nadie apoyó a Sindhutai, su propia familia biológica la rechazó porque, según su tradición, una vez que estás casado, nunca podrías volver a casa. Una tradición tonta como muchas son en estos días. Para no ser explotada, ella dormía en un crematorio con su pequeña bebé, recogía trigo que la gente ponía alrededor de los cadáveres, lo mezclaba con agua y lo cocinaba en los fuegos puestos para los cadáveres.

Se convirtió en una vida tan deprimente que decidió que no quería que su hija viviera así, así que decidió que se iba a suicidar. Fue a una vía férrea con su hijo en brazos y se acostó a esperar que el tren los aplastara, pero mientras estaba acostada allí escuchó a alguien llorar de angustia, así que se levantó y encontró a un anciano que estaba llorando. Éste estaba lisiado, estaba muy inválido y lloraba y pedía por algo de comida y agua, así que Sindhutai mendigó y le consiguió comida y agua al anciano. Ella piensa hasta hoy que el anciano era la voz del Dios Krishna diciéndole que ella tenía un propósito más alto en la vida que suicidarse. "Tengo que hacer algo, algo que aportar al mundo”. Después del acontecimiento, ese mismo día estaba sentada en un campo preguntándose " “Pero:¿Qué voy a hacer?, no tengo nada, no tengo a nadie. ¿ Cómo puedo ayudar a alguien?" Sindhutai estaba debajo de un árbol y ella vio que había una rama del árbol que un leñador con un hacha había cortado violentamente. La rama estaba colgando de una sola cuerda, pero aun así le estaba dando sombra a ella y a su hija, por lo que pensó: "Esta es la respuesta. Sin importar lo mucho que sido golpeada, todavía puedo hacer algo por los demás". Así que comenzó a ir y encontrar niños huérfanos abandonados sin hogar y se convirtió en su madre cuidándolos de alguna manera. Sindhutai aprendió a cantar muy bien y ella pedía con su canto para proveer a los niños, y de alguna manera los mantuvo a salvo y con comida. Después de un tiempo la gente vio la diferencia que Sindhutai estaba haciendo a tanta gente y le construyeron un orfanato para ella y sus niños.

Después de años el orfanato ha tenido alrededor de 1,500 “hijos”, más de mil “nietos”, y ha hecho una tremenda diferencia en la vida de ellos. Muchos de sus “hijos” tienen una gran educación, muchos son médicos, abogados, agricultores, una educación que ella nunca tuvo. Sindhutai ha ganado muchos premios a nivel internacional por sus logros. Un día explicó cuáles eran las cosas más significativas y satisfactorias que había hecho en la vida: y esto fue lo que dijo. Esto sucedió años más tarde después de que el Presidente de la India le diera premios. Este hombre realmente anciano llegó a su orfanato que estaba hambriento, estaba enfermo, estaba sin hogar y estaba pidiendo refugio. Sindhutai a los pocos minutos reconoció que se trataba de su exmarido, la persona que intentó asesinarla maliciosamente. Sindhutai dijo: “Cuando me dejaste morir yo estaba sin hogar en harapos. Ahora tú estás sin hogar en trapos. Mientras que yo  tengo un lugar agradable con tanta gente”. Lo más significativo de su vida fue que, mientras ella lo perdonaba, le dijo: "Te daré refugio pero no soy tu esposa, soy tu madre." Así que cuando la gente visitaba el orfanato, ella lo presentaba:  “Este es mi hijo mayor y a veces es muy grosero”.

Una vez compartí esta historia y de alguna manera estaba en YouTube y en su orfanato alguien se la mostró a Sindhutai, y quería conocerme, así que en Pune fui a conocerle. Ella estaba con un par de personas, hablamos durante aproximadamente una hora juntos. Fue una conversación maravillosa. Una señorita que estaba sentada a su lado que se mantenía radiante y con sonrisas todo el tiempo, no decía nada, y cuando estaba a punto de irme, Sindhutai dijo:  "Quiero presentarte a esta chica, ella es la que nació debajo de la vaca, ahora es médica y se está haciendo cargo de uno de nuestros orfanatos. Considero que todas las tragedias en mi vida han sido regalos para empoderarme para así hacer una diferencia para los demás".

Sindhutai consideraba que todo era la gracia de Dios. “Mi vida ha sido un camino con muchas espinas, pero me hice amiga de esas espinas y mi vida se volvió hermosa, y así pude darle belleza a la vida de tantas otras personas".

Esto es un pequeño ejemplo de influencia sin afluencia. El poder de la compasión es mayor que cualquier cosa que el dinero pueda hacer, pero cuando el dinero, el conocimiento, la fuerza y las habilidades se construyen sobre la base de esa compasión, entonces no solo nuestra propia vida se enriquece más allá de nuestra comprensión, sino que podríamos hacer tal diferencia.

Podemos tener tal influencia en el mundo todos y cada uno de nosotros, seamos quienes seamos, porque todos somos inherentemente especiales y nada ni nadie puede quitarnos eso, siempre y cuando seamos conscientes de que somos un instrumento de compasión. Un instrumento de gracia es la verdadera influencia, más allá de la riqueza.

Muchas gracias.

 

El video original lo pueden encontrar en: https://www.youtube.com/watch?v=ee9qRXlgYtc